La Antigua Roma: 2- Julio César

Al final de las Guerra de las Galias, Julio César encuentra su ejército rodeado por una fuerza masiva de galos, pero consigue una victoria decisiva con un gran contraataque en la batalla de Alesia. Un discurso inspirador a sus tropas, con la promesa de rescatar a Roma de los gobernantes corruptos y restaurar a su pueblo, levanta la oposición de los senadores Cato y Marcelo. César se niega a disolver su ejército antes de cruzar el Rubicón, hundiendo la República en la guerra civil y poniendo a su adjunto Labieno y a su viejo amigo Pompeyo contra él. César entra de Roma sin oposición después de que Pompeyo se viera obligado a retirarse al verse ampliamente superado en el número legiones y los senadores y la gente huyen de Roma.

César se apodera de los fondos de emergencia del tesoro para financiar su campaña, pero sin pagar a sus soldados, se vio obligado a sofocar a su rebelde novena legión. Pompeyo acumula un enorme ejército en Grecia, mientras que César lleva una campaña de un año contra la oposición en España. En Grecia, César se vio obligado a retirarse hacia el interior por Pompeyo en la batalla de Dirraquio pero sale victorioso cuando los senadores fuerzan a Pompeyo a realizar un ataque en la batalla de Farsalia. César elimina la República y se nombra dictador de por vida (esencialmente el primer emperador), sólo para ser asesinado por sus rivales sólo cuatro años después de su llegada al poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.